Dos lobos

Una mañana un viejo Cherokee le contó a su nieto acerca de una batalla que es la más importante para cada persona.

Él dijo:

- “Hijo mío, la batalla es entre dos lobos dentro de todos nosotros.:

· Uno es Malvado - Es ira, envidia, celos, avaricia, arrogancia, autocompasión, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, tristeza, falso orgullo y superioridad, egolatría..

· El otro es Bueno - Es alegría, paz, amor, esperanza, serenidad, humildad, bondad, benevolencia, empatía, generosidad, verdad, compasión y fe”.

El nieto lo meditó por un minuto y luego preguntó a su abuelo:

- “¿Qué lobo gana?”

El viejo Cherokee respondió:

- “Aquél al que tú alimentes”.

Sinceramente

Ámame en la libertad y te daré libertad… porque quiero quererte sin la atadura impuesta por el que no sabe querer. Para que el sentimiento trascienda lo eterno y no sólo seamos cuerpos mentidos, para estar dentro de ti sin tener que poseernos. Quiero llegar más allá del deseo... hasta ese lugar donde el único deseo eres tú aunque no estés, donde sobran las dudas y fallece el yo para que nazca el tú del nosotros. Quiero darte sin pedirte nada a cambio, sin quitarte ni la posibilidad de compartirte. He decidido que mi celda sea la sonrisa de tu alma y mi espera será que decidas encontrarme. Después de haberme encontrado… si te hace daño tenerme seré feliz si me olvidas. Ámame en la libertad y te daré libertad, porque quiero solamente aquello que necesites. De alguna manera vivirás mientras yo viva. De alguna manera moriré cuando hayas muerto…

José Ramón Marcos Sánchez.

Un buscador de la verdad

No pierdas el tiempo

Pensando en lo que ya pasó

O en lo que aún no ha pasado.

Tañe las campanas que aún pueden repicar,

Olvídate de tu ofrecimiento perfecto;

Todo tiene una grieta:

Así es como entra la luz

Leonard Cohen

“Un buscador de la verdad”

Esfuerzo y recompensa

Cada cosa que obtenemos en la vida no llega como un regalo… llega como recompensa al esfuerzo por alcanzarla

Anónimo

Aprendiendo a recibir

¿Sabes por qué el mar es tan grande, tan inmenso y tan poderoso?
Porque teniendo la humildad de colocarse unos centímetros por debajo de todos los ríos, descubrió que podía ser grande aprendiendo a recibir.
Patricia Hashuel

El comienzo

En todas las cosas es doloroso comenzar;
en muchas obras, el principio no salta a la vista.
El campesino cubre las semillas con la rastra,
y el trigo no madura hasta que viene un buen verano;
el arquitecto que está construyendo un edificio,
cuanta mayor altura quiere dar a las paredes,
echa las bases a tanta mayor profundidad.
Con cuidado el pintor prepara la tela extendida,
antes de esbozar, lleno de pensamientos, su cuadro;
y sólo lento nace lo que cada uno proyecta.
Wolfgang Goethe

Sastre de sonrisas

video
Y es que me encuentro tan bien que no te lo creerías
Da como la impresión de que algo a mi me guía... guía
Y es que me encuentro tan bien, me pasa todos los días
Tú déjate llevar y sobre todo confía... fíate.
(Rayden. Sastre de sonrisas)

El silencio

Por la palabra, el hombre es superior al animal; por el silencio, se hace superior a sí mismo.

Paul Masson

¿Estamos locos?

¿Alguien puede explicarme desde cuándo es legítimo convertirse en “bárbaro” para combatir la “barbarie”?

No es este un blog de opinión ni de noticias pero el alma hay que templarla no sólo luchando con uno mismo sino siendo conscientes y críticos con lo que nos rodea.

Los periódicos resaltan a golpe de titular la labor de EEUU en la caza y muerte de uno de los mayores terroristas de la historia: Osama Bin Laden.

Nunca antes una estrategia de poder ha dado tan buenos resultados. La desviación utilizada por EEUU hacia Bin Laden es digna de halago. Todo un país unido contra la figura del mal, contra un enemigo común al cual hay que combatir y abatir.

Su cabeza es hoy el mejor triunfo.

“Se ha hecho justicia” declaraba Obama en su primera comparecencia tras los hechos; Angela Merkel afirma que es “una victoria de las fuerzas de la paz” (frase digna de análisis, por cierto); Zapatero declara la “satisfacción compartida con el pueblo americano” y para la ONU es este “un avance crucial”.

Y como no podía ser menos, el pueblo americano henchido de orgullo se ha echado a la calle para festejar esta “victoria”, este “éxito”, esta “conquista”.

¿Pero estamos locos?

Con que facilidad se pone de relieve la debilidad moral del hombre casi sin darnos cuenta: gentes celebrando que se ha matado a una persona… Un país entero festejando “legítimamente” un asesinato con euforia desbordante quedando patente el rostro vivo del fervor por la venganza.

Pero ¿en qué mundo vivimos?

Es acusado Bin Laden de la muerte de miles de personas y fue fundador y líder de la red terrorista Al Qaeda, pero no es EEUU el “salvador” del mundo que ha venido a librarnos del “diablo” (ya nadie recuerda, por ejemplo, las torturas que el ejército estadounidense hizo en la cárcel de Abu-Ghraib).

Es macabro celebrar así la muerte, la destrucción… Ambas partes han jugado a lo mismo: matar al contrario.

¿Desde cuándo se premia la venganza? ¿Quién otorga aquí los papeles de pueblo civilizado y pueblo bárbaro? ¿A dónde vamos a llegar? ¿Desde cuándo está justificada la Ley de Talión? ¿Cuándo el término justicia paso a ser sinónimo de represalia, venganza o revancha?

Que alguien me lo explique porque yo no entiendo nada...

Sin explicaciones

"No sirve de nada pedir explicaciones sobre Dios; puedes escuchar palabras muy bonitas pero, en el fondo, son palabras vacías. Del mismo modo, puedes leer toda una enciclopedia sobre el amor y no saber lo que es amar. Dice el maestro: Nadie conseguirá demostrar que Dios existe, o que no existe. Ciertas cosas en la vida fueron hechas para ser experimentadas, nunca explicadas. El amor es una de esas cosas. Dios, que es amor, también lo es. La fe es una experiencia infantil, en el sentido mágico que Jesús nos enseñó: "De los niños es el Reino de los Cielos". Dios nunca entrará por tu cabeza, la puerta que Él usa es tu corazón."
Texto: Paulo Cohelo
Fotografía: Antonio Más Morales